La importancia de la estimulación cognitiva en los bebes

 

La estimulación cognitiva está relacionada con las actividades que les permite a los niños  incentivar la memoria, la ubicación tiempo – espacio, la capacidad de abstracción, la simbolización, relación causa – efecto, entre otros. Estas actividades se planifican según la edad del pequeño, sus debilidades y fortalezas.

Sabías que hasta los 5 años de vida el ser humano es capaz de desarrollar hasta el 85% de sus capacidades, tú que estás leyendo este artículo alcanzas aproximadamente el 10% de este desarrollo en tu cerebro.

¿Estás dispuesto a ayudarle a tu bebé a potencializar todas sus capacidades cognitivas? Pues aquí van algunos tips que ayudarán a tu bebe a alcanzar su potencial.

Memoria

  • El bebé responde fácilmente a la música clásica y le ayuda a desarrollar el hemisferio derecho  (encargado del  pensamiento holístico), escoge una selección de varias canciones y repítelas en la noche o cuando este tenso, así le permitirás relajarse y recordar sonidos agradables.
  • Asóciale sonido con movimientos específicos, cuando lo saludas mueve la mano, abre tus ojos y sonríe. Repite estas acciones con diferentes movimientos para que estimule su memoria.
  • Los más pequeños absorben gran cantidad de sonidos y los recuerdan fácilmente, incentívelo con una lengua extranjera para que se desenvuelva asertivamente con otros idiomas, puedes hacerlo con música y cuentos infantiles. 
  • Siempre motívalo para que mire los labios, la lengua, la cara y las gesticulaciones en general para que inicie su atención visual hacia las producciones del habla.

 

Ubicación tiempo – espacio

  • Hasta los 6 meses el bebé suele presentar llantos durante la noche, es bueno que se duerma sintiendo voces a su alrededor, ruidos familiares, luz tenue, esto le permite reconocer que la ausencia es momentánea.
  • Permítele que explore con diferentes texturas, que sus manos y piernas estén libres todo el tiempo, para que pueda sentir el espacio que lo rodea.
  • Para potencializar sus movimientos, colóquelo sobre sus piernas en posición boca abajo y bríndele estímulos que le agraden para que el mantenga por algunos segundos su cabeza  elevada. Mueve sus brazos en círculos (como nadando).
  • Sobre un balón grande, coloque al bebe boca abajo y pídale a alguien que le muestre juguetes para que el trate de alcanzarlos. No obligue al niño a ninguna actividad pues estará restando su posibilidad de integración cerebral. 

Inscríbete y recibe tu primera asesoría completamente Gratis!

Camila Gaviria Barreneche